Columna de hoy de Ingrid Vila sobre Incinerador Arecibo en EL Nuevo Día.

ENDI-Art. Ingrid Vila 2015.08.13 incin arecComencemos por Baltimore, en donde los alumnos de la escuela superior Benjamin Franklin, ubicada en una comunidad marginada, decidieron hacerle frente a un proyecto que atentaría contra su salud y bienestar. Los jóvenes detuvieron la construcción del incinerador de Energy Answers, que contaba con permisos federales y era avalado nada menos que por el candidato presidencial, Martín O’Malley, gobernador de Maryland.

Estos jóvenes decidieron defender su futuro y provocaron que las ciudades aledañas cancelaran los contratos de compra de energía. Sin la compra de energía, Energy Answers no tiene negocio ni dinero para construir. Los estudiantes se organizaron y parecen haber triunfado.

Simultáneamente, en West Coconut Grove, Florida, una comunidad afroamericana pobre descubre que el cáncer que se ha propagado entre amigos y familiares es el resultado de “Old Smokey”, un antiguo incinerador que, en 1970, cesó operaciones por orden del tribunal.

El efecto del incinerador no acabó el día que dejó de operar. Las cenizas tóxicas, producto de la quema de basura, se dispersaron por la zona y han llevado a que, más de cuarenta años después, se clausuren espacios públicos debido a los altos niveles de contaminantes que contienen. El vínculo entre las cenizas y el “cluster” de cáncer ya ha sido confirmado por estudios epidemiológicos de la Universidad de Miami.

En Baltimore, al igual que en Arecibo, el gobierno se prestó, impulsado por los billetes del cabildeo, para presentar el proyecto del incinerador como una iniciativa de generación de energía. Por esto en Baltimore los gestores pudieron obviar la restricción que prohibía el establecimiento de incineradores de basura a menos de una milla de escuelas.

En Puerto Rico el incinerador se evaluó vía “fast track” bajo la orden ejecutiva de emergencia energética que promulgó el exgobernador Luis Fortuño. Obviar los procesos de rigor y cortar esquinas es claramente el modus operandi de Energy Answers. Y muy a mi pesar, el gobierno actual le está dando la espalda a las comunidades de Arecibo y Peñuelas, al Colegio de Médicos, a la Facultad de la Escuela de Salud Pública, al Colegio de Químicos, al Sindicato Puertorriqueño de Trabajadores y a la Federación y la Asociación de Alcaldes, entre tantos otros grupos y ciudadanos que han expresado su rechazo a este disparate, que pone en alto riesgo la salud, el medio ambiente y la sana administración pública.

En los pasados meses se han otorgado permisos locales y contratos al incinerador, en clara violación a la Ley de Reciclaje, la Ley de Municipios Autónomos, la Ley de Política Pública Ambiental y la cláusula de comercio interestatal de la Constitución federal. Cuando se les cuestiona, las agencias levantan las manos y responden que es responsabilidad de la Compañía de Fomento Industrial, pues fue la agencia proponente. Con todo el respeto, pero ¿qué sabe Fomento Industrial de salud pública o de manejo de desperdicios? La Administración claudica de su deber y se comporta como un barco a la deriva.

Hace unas semanas el gobernador O’Malley visitó Puerto Rico, flanqueado por su principal asesor local, quien es también el principal cabildero de Energy Answers en la isla. ¿Casualidad? No. Según medios estadounidenses, Energy Answers ha sido un recaudador importante de O’Malley. Tanto es así que el día que éste firmó una ley que viabilizaba el incinerador de Baltimore, la compañía envió un cheque de $100,000 a la Asociación de Gobernadores Demócratas, entidad que en ése momento dirigía O’Malley. Así es que se aceitan las maquinarias y se compra la voluntad política.

Y en medio de esta busconería queda atrapada la gente de Puerto Rico, con un proyecto que es nefasto por donde quiera que se mire. Por eso es indispensable, urgente, que la sociedad civil eche mano de todos sus recursos y detengamos este proceder que pretende imponernos contaminación y enfermedad.

Energy Answers no tiene dinero para construir ni aquí ni en Baltimore. No podemos permitir que ahora el gobierno federal y el local faciliten su financiamiento. Tomemos como ejemplo la valentía de esos jóvenes de Baltimore y evitemos un desenlace como el de West Coconut Grove. Bastantes legados sombríos ya están heredando nuestros hijos: no añadamos uno más.

INGRID VILA

Anuncios

Acerca de prohibidoincinerar

Este sitio web contiene toda la información relacionada a la incineración en Puerto Rico. El objetivo es informar al público para oponerse a la contaminación que conlleva la incineración de residuos.
Esta entrada fue publicada en Multimedia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Columna de hoy de Ingrid Vila sobre Incinerador Arecibo en EL Nuevo Día.

  1. Jose-L.-Carmona-Villanueva dijo:

    Ya-sabemos-porque-la-sra.Vila-tuvo-que-dejar-La-Fortalesa.-No-estaba-de-acuerdo-con-estos-traqueteos-entre-otras-barbaridades-y-se-fue-con-dignidad.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s